Con la tecnología de Blogger.

Como ganar dinero con apuestas deportivas

Antes de empezar este apartado es necesario advertir a los lectores de la dificultad que entraña obtener un rédito económica a esta actividad. ¿Por qué? Vamos a partir de la base que las cuotas que encontraremos en las casas de apuestas están puestas por auténticos especialistas en la temática, de hecho es su trabajo. A ello hay que añadir una comisión que se lleva la casa por cada apuesta que realizamos, de modo que lo primero que debemos aprender es ser consciente de que estamos un paso atrás de la casa de apuestas y ello explica que más del 90% de los que apuestan acaban perdiendo dinero. Sin duda, estamos ante un porcentaje que debemos tener en cuenta a la hora de conocer la dificultad que entraña este sector. 



El objetivo del anterior apartado era poner los pies en el suelo y tomar conciencia de que apostando no conseguiremos dinero de forma fácil y/o rápida. La paciencia es una de las mayores virtudes que debemos demostrar para conseguir dinero y es que el principal error de los jugadores es querer ganar dinero de forma rápida y para ello desafían la banca (ya ampliaremos este concepto más adelante) y carecen de autocontrol apostando. A continuación vamos a hablar de una serie de consejos que aumentarán las posibilidades de ganar dinero en este sector. 

1. Control de nuestra banca: Primeramente conoceremos la banca como aquel capital que tenemos disponible para apostar, siendo esta una cantidad que invertiremos de forma sensata y sin utilizar dinero que podamos necesitar para cosas importantes. De este modo, en el peor de los casos, es decir si perdemos el dinero, no supondrá ninguna tragedia ni drama para el jugador. Una vez que hayamos invertido una cantidad que se ajuste a nuestra situación económica es momento de conocer el importante concepto de controlar la banca y ello se refiere a invertir pequeñas cantidades en cada apuesta, siendo recomendable invertir un máximo del 5% de nuestra banca en una apuesta. 

¿Por qué? Vamos a partir de la base que las apuestas es un sector donde, además de los conocimientos que uno pueda tener acerca de los deportes y eventos, influye mucho el azar, de modo que si jugamos pequeñas cantidades en nuestras apuestas estaremos enfocando nuestro juego al largo plazo y ello implica que las malas rachas no serán tan dramáticas para nuestra banca. Ejemplo práctico: Juan dispone de 100€ en su cuenta, por lo que sus apuestas deben oscilar entre 1 y 5€, que representarían el 1-5% de su banca. ¿Por qué no respetamos la banca? Simplemente por la impaciencia y la falta de control, así como por la ansiedad de querer mucho dinero en poco tiempo, de forma que es habitual que muchos jugadores acaben jugándose el 50 o 100% de su capital en una sola apuesta. Es evidente que aquellos que jueguen de forma “kamikaze” tendrán posibilidades de doblar su capital o ganar dinero rápido, pero la probabilidad y la estadística es muy clara en este sentido; aquellas personas que no respeten la banca están condenados a perder el dinero. El principal objetivo del control de la banca es conseguir obtener un beneficio regular con las apuestas, siendo conscientes de que estamos hablando de un porcentaje que podría oscilar entre el 5 y 15% de la cantidad apostada como media. Es decir, ganar entre 5 y 15€ por cada 100€ que apostamos sería una buena cifra, sin embargo no podemos tomar como referencia esta ecuación en apuestas unitarias y si a largo plazo. 

2. Control de las emociones: Cuando jugamos con dinero real segregamos adrenalina y una serie de emociones que manifestaremos durante los partidos en los que hayamos apostado; tristeza, alegría, euforia, impotencia, ansiedad, etc. Estamos ante un factor que forma parte del juego y que tendremos que saber controlar en todo momento. Una de las principales razones por las cuales perdemos dinero apostando es por no tener un control sobre nuestras emociones; ya sea cuando apostamos para recuperar el dinero que hemos perdido o cuando apostamos porque tenemos una buena racha y creemos que ganaremos siempre. En el primer punto hemos hecho especial referencia a la importancia de controlar la banca, sin embargo las emociones juegan un papel tan importante (o más) como la banca, aunque están directamente relacionados y es que si nos jugamos una cantidad pequeña de nuestro capital no tendremos tanta presión en el resultado de un evento, mientras que si elevamos esa cantidad es normal que nuestras emociones sean mucho más fuertes y es ahí cuando tenemos un serio peligro de perder el control del juego. Además, es necesario hablar de los peligros de no dominar nuestras emociones puesto que no solamente debemos mencionar las pérdidas económicas que podemos tener, sino que además podemos contraer todo tipo de patologías de carácter psicológico, tales como depresión, ansiedad o ludopatía, es decir, adicción al juego. En conclusión, estamos ante una interesante forma de aprender a dominar nuestros impulsos y que repercutirá positivamente en los resultados que obtengamos en este sector. En caso de que no seamos capaces de controlar nuestras emociones durante el juego, se recomienda (encarecidamente) abandonar este sector. 



3. Control de los mercados/deportes: Otro aspecto muy importante a la hora de aumentar las posibilidades de ganar dinero en este sector lo encontramos en la necesidad de especializarse en un mercado concreto. ¿Qué significa este concepto? Vamos a partir de la base que las cuotas que vemos en las casas de apuestas las determinan especialistas en esta temática, de forma que la única manera de saber si se trata de una apuesta rentable es teniendo información acerca de ese evento/partido/liga. Cuanta más información dispongamos de un evento, más facilidad tendremos para encontrar una apuesta ganadora (a largo plazo, dado que no podemos olvidar el azar). 

Actualmente, las casas de apuestas nos ofrecen interminables opciones a la hora de apostar; desde las grandes ligas de todo tipo de deportes tales como fútbol, baloncesto, tenis hasta deportes minoritarios o categorías menores de los deportes conocidos, una variedad que nos permite escoger aquella opción que mejor se ajuste a nuestras necesidades. No cabe duda que la mejor forma que tenemos para especializarnos en un mercado es viendo partidos, algo muy simple a día de hoy ya que muchos de ellos se retransmiten por televisión o internet. Recopilar información como el estado físico de los jugadores, la necesidad que tienen para ganar, la dinámica de los conjuntos o las bajas que presenta un equipo son algunos factores que nos pondrán con ventaja respecto a la casa de apuestas. Uno de los “problemas” de la especialización radica en que no tendremos muchos eventos disponibles, por lo que son muchos los jugadores impacientes que, además de apostar en deportes o ligas que conocen, también apuestan en otros mercados y es ahí cuando aparecen las pérdidas. Antes de finalizar este apartado hay que tener muy claro que esta especialización no es sinónimo de acertar apuestas, especialmente a corto plazo, aunque si que es cierto que se trata de una alternativa muy recomendable ya que nos permitirá poder estimar si lo que nos pagan por una apuesta es justo o no, siendo este un detalle que nos diferencia del jugador perdedor.

1 comentarios:

  1. Muy buen artículo. A mi esta página también me ha ayudado a ganar dinero con las apuestas https://legalbet.es/

    ResponderEliminar