google-site-verification: google2788648aaaafdaac.html
Con la tecnología de Blogger.

¡Al rico reclamo!

Hoy vengo caliente con el "hacer" de algunos que se hacen llamar tipsters en redes sociales. Ya comenté que hacer la función de "pronosticador" de eventos deportivos es la "profesión" que menos requisitos exige y, seguramente por ello, cada día aparecen nuevos "gurús" del sector buscando fama y, especialmente, dinero. Efectivamente, se puede ganar dinero con esto.

Quizás penséis que estoy siendo víctima de un "ataque de cuernos" al ver peligrar mi "status" como tipster, pero nada más lejos que la realidad. "Trabajo" con muchas personas y prefiero la satisfacción de la gran mayoría de ellas que aumentar mi "cartera", recibiendo con los brazos abiertos y ofreciendo cualquier tipo de ayuda a aquellos que proponen humildad, sinceridad, transparencia y sensatez al sector. Precisamente me gustaría hablar de la humildad y sinceridad después de ver como un alto porcentaje de estos tipsters tiene, como foto de perfil en Twitter, imágenes de billetes, la captura de Leo Di Caprio lanzando billetes al aire así como mensajes en la biografía del estilo "Easy Money " o "ganancias seguras". Un reclamo tan llamativo como falso, miserable y ruin. Un llamamiento a inocentes que no conocen el funcionamiento de este sector o, en el peor de los casos, a personas necesitadas que depositan sus esperanzas en este sector, que a la vista parece tan atractivo.

Echo en falta, también, la transparencia de este colectivo, escudado y agazapado tras la pantalla, sin aportar ningún dato personal, detalle que deja claro que no tiene ningún interés en ser conocido, probablemente para poder cambiar de cuenta cuando las cosas no salgan bien (existen tipsters anónimos que trabajan bien y merecen todo el respeto). Pero sobretodo... ¡Sensatez y lógica! Si por algo se caracteriza este sector es por lanzar picks a diestro y siniestro; Desde la Liga jordana de fútbol hasta una carrera de galgos en Escocia. Cualquier cosa es válida para atraer al público y cuantos más verdes mayor popularidad. ¿Gestión de la banca? Nula. En un día se pueden llegar a jugar 40 o 50 unidades, marcando solamente las apuestas acertadas y dejando pasar los errores (es probable que incluso borren los mensajes de estas apuestas fallidas). Repito que esta "gente" no tiene absolutamente nada que perder y tiran las apuestas al azar. 

Incluso en la red se pueden ver reclamos más asquerosos y miserables que gozan de un gran reclamo entre el "populacho". Y a la imagen de a continuación me remito:




Ya no es que solamente están incitando a jugar y, por pura probabilidad, perder dinero sino que además pueden llegar a cobrar incluso por ello, lo peor de todo y lo que me da verdadero asco es que fomentan la ludopatía, un trastorno muy serio al que debemos tener mucho respeto. 

No quiero señalar ni acusar a nadie. Pero si hago un llamamiento a la cordura a todos aquellos que lanzan pronósticos sin tener una mínima idea del sector y para ello no hace falta ser un licenciado, solamente seguir una serie de pautas básicas y que principalmente están relacionadas con una correcta gestión de la banca, elegir el stake idóneo para cada evento y, no menos importante, tener un límite de unidades jugadas al día, semana o mes.

Precisamente a continuación compartiré mis stats de febrero para demostrar que no soy, ni mucho menos, el mejor tipster y siendo consciente de que muchos de los que se hayan sentido identificados en el texto tendrán mejores números, pero lo que tengo claro es que dentro de uno, dos o cuatro meses seguiré trabajando con humildad, esfuerzo, transparencia y, sobretodo, sinceridad. Quizás, el colectivo anteriormente mencionado, esté con su cuarta o quinta cuenta intentado atrapar inocentes y personas con necesidades económicas.



1 comentarios: