Con la tecnología de Blogger.

Tipos de jugadores

Dicen que cada maestrillo tiene su librillo, aún así me gustaría hablar, en clave de humor, de los diferentes perfiles de jugadores que apuestan. Empezaré hablando del "TIBURÓN", un jugador ganador por excelencia que se caracteriza por entrar únicamente en aquellas apuestas que dispone de conocimientos amplios. Cuando entra lo hace con todo (stake alto) y su probabilidad de acierto es muy alta. Suele ser reacio a compartir sus apuestas dado que lo hace en mercados menores y podría cancelarse la apuesta. Como si fuera el empollón de clase que no quiere que le copien en el examen. Paciente. Sabe esperar el momento ideal para pegar un buen pinchazo. 



Otro tipo de jugador común es el "BUITRE CARROÑERO", que comparte pronósticos leídos en Twitter o portales de apuestas y se los hace suyos. No dudará en exigir la palmadita en la espalda de quienes sigan su "apuesta" y, en caso de pérdida, dirá que la cogió de Twitter. Podríamos decir que es un híbrido entre mal jugador y pseudotipster, condenado a perder dinero y a llevarse collejas de los amigos. Toca hablar de "ZIDANE", al que podríamos definir como jugador ideal. Es consciente de sus posibilidades y conocimientos, por ello únicamente en aquellos mercados que sabe que la probabilidad de ganar es mayor. Además, sabe gestionar su banca de forma perfecta e invierte el stake adecuado en cada evento. Un jugador ganador. 

Seguimos este particular listado y lo hacemos mencionando al "JORGE JAVIER VAZQUEZ" porque está hasta en la sopa. Tanto le da un partido de la Liga Española como de la competición peruana o húngara. ¿Partida de cricket? Genial. ¿Juega los Dolphins de Kansas City? Ni idea de quienes son pero le meto 5 €. Total, es lo que me cuesta una caja de tabaco hahahaha. Es un jugador claramente perdedor, un "pescaíto" que hace posible que los responsables de las casas de apuestas beban Moët Chandon y que, a su vez, está comprando números para acabar en un centro de adictos al juego.  Suelen ser activos en redes sociales y siguen a todo aquel que se haga llamar tipster, siguiendo todas las apuestas que ven publicadas. 

Luego tenemos al "POCHOLO", que destaca por su falta de control sobre su juego. Apuesta 20 € a la victoria del Barça en el campo del Granada y empata. "Pocholo" es capaz de mandar mensajes, vía Twitter, a los jugadores culés mencionando y cagándose en familiares de los jugadores que ya descansan en camposanto. También es común que insulten a tipsters después de una recomendación que no haya salido verde. En pleno calentón es capaz de meter toda la banca en un partido del que tiene menos referencias que Belen Estebán como trabajadora honrada. No solamente es un perdedor nato sino que además apostar le hace un flaco favor a su salud. Tenemos también al "BOCACHANCLA, VENDEHUMO o VOCERAS", que solamente hace acto de presencia cuando salen verdes, en cambio, si los pronósticos son fallidos permanece recluído en su cueva y se muestra inactivo en redes sociales (también válido para tipsters).

No nos podemos olvidar del "CLEMENTE". Jugador defensivo por excelencia, se caracteriza por ir recolectando céntimos en partidos sentenciados. Gana el Madrid 2 a 0 en el minuto 60 y pagan 1,007 por la victoria blanca. ¡Ahí está él! Metiendo 10 € para llevarse 7 céntimos de la ostia. También entrará en apuestas en pre a cuotas bajas (menos de 1,10). A pesar de jugar con poco dinero suele ser muy pasional y celebrará cada céntimo como si de una Champions League se tratara.  No suele tener muchos conocimientos de lo que apuesta pero "le da igual", sabe que una cuota de 1,05 es imposible de fallar... ¡Pero se fallan! Y por cada una que falles, amigo motivado,  tienes que acertar 21 para que el juego te salga rentable y si lo consigues (la matemática NO está de tu lado) alégrate de haber ganado 30 céntimos después de horas de seguimiento en eventos que te importan lo mismo que, a mi, el ritual de apareamiento de un koala australiano.  

Acabamos este artículo hablando de "EL PUPAS", el jugador que cree que los astros se han alineado para joder sus pronósticos. Siempre encontrará un "pero" a su fallo y se escudará en "esto está amañado" o "en el último minuto he perdido la apuesta, no hay derecho". Eso si, si gana una apuesta gracias a tres goles en el 87', 90' y 93' no mencionará la buena suerte. "Soy muy bueno. Solo yo podía prever la remontada final". Victimista puro y duro que acabará por sacar su versión "POCHOLO". "Le meto 50 € (lo que le queda) y a tomar por culo". Otro jugador perdedor. 

4 comentarios:

  1. Buenisimo.... Aunque tu vena merengue se deja ver un poquito eh

    ResponderEliminar
  2. Buenisimo.... Aunque tu vena merengue se deja ver un poquito eh

    ResponderEliminar